Encuestas para pequeños negocios: cómo hacerlas

Encuestas

Loading
loading..

Encuestas para pequeños negocios: cómo hacerlas

junio 8, 2015
Anacanogar
, , , , ,
No Comments
Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Los que me conocéis y leéis mis post ya sabéis de mi devoción hacia las encuestas. Las nombro constantemente y las recomiendo muy a menudo para los pequeños negocios. La razón no es otra que conocer al centro de todo negocio: el cliente.

Las encuestas nos permiten conocer los gustos de los clientes, su opinión respecto a algún cambio o mejora que queramos hacer, la efectividad de una acción en concreto, los cambios de tendencia, formas de consumir, nuevas herramientas,…. También hacemos ver que nos importa la opinión de nuestros clientes, que los tenemos en cuenta, e incluso ellos nos pueden dar ideas para mejorar nuestro negocio. Sin embargo, una encuesta mal confeccionada o planteada en el momento inadecuado puede alejarnos de ese cliente al que pretendíamos acercarnos.

observa-encuesta-actua

Si es que… elaborar una encuesta que nos sirva para algo, no es tarea fácil. Debemos de tener en cuenta, no solo nuestros objetivos y los aspectos técnicos de redacción de preguntas o de recopilación de datos, sino también los aspectos psicológicos de los clientes, las posibles reacciones ante la encuesta y sobre todo el momento de hacerla. Si los clientes se sienten incomodados por las preguntas o agobiados por el momento, ni contestaran sinceramente ni entrarán en esa sensación de atención que queremos generar. Es más, crearemos un sentimiento negativo hacia nuestro negocio.

Vamos a ver paso a paso el proceso de creación de una encuesta y obtención de los resultados.

  • Planteamiento de nuestro objetivo. Es decir, debemos saber qué es lo que queremos conseguir con la encuesta. Para que sea efectiva y no sea un tostón, deben de ser cortitas y de rápida respuesta por lo que nuestro objetivo debe ser muy concreto. No intentemos saber mucho con poco. Conociendo una opinión de manera fiable, ya nos podemos dar por satisfechos.
  • Elaboración de la encuesta. Debemos redactar 3 o 4 cuestiones con respuestas sencillas y puntuables. Deben ser preguntas claras, que no den lugar a confusión y que contribuyan al objetivo marcado. También dejaremos una pregunta con respuesta abierta para que el cliente pueda expresarse libremente. Las repuestas obtenidas las utilizaremos, o no, según tengan relación con el objetivo.
  • Cántidad de encuestados. Esto dependerá del establecimiento o negocio. Debemos marcarnos un tiempo límite e intentar hacerla por lo menos a la mitad de nuestros clientes más habituales y si no los tenemos aun, de los que nos gustaría que fueran nuestros clientes.
  • Momento en que realizamos la encuesta. Este es un punto que no debemos pasar por alto. Si se trata de una encuesta para comprobar si un aspecto técnico está funcionando bien (imagínate si quieres saber si el método de pago es el que gusta a tus clientes) debes hacer la encuesta inmediatamente después de haberlo utilizado (inmediatamente después de pagar), si es una encuesta general, puede ser mejor preguntarle cuando no esté en el proceso de compra. Cada encuesta, negocio y objetivo son diferentes, así que no hay una regla concreta.
  • Tratamiento de los datos. Las respuestas debemos introducirlos en una base de datos que podamos gestionar y obtener conclusiones. Doy por hecho que no tenemos herramientas informáticas especializadas en esto, así que seremos nosotros mismos los que tendremos que hacernos nuestra propia tabla de datos y las formulas para obtener los resultados. Con el Excel es suficiente para poder tener los datos ordenados y poderlos combinar entre ellos y con los de otras encuestas.

Las encuestas son una herramienta muy valiosa que podemos utilizar cada vez que queramos implantar algún cambio o mejorar algo en nuestro negocio. Además, si las hacemos nosotros mismos, es una herramienta asequible. Nos quitará tiempo, eso sí. Pero también nos hará ahorrarnos la prueba-error de hacer las cosas como creemos que les gusta y no como sabemos que les gusta.

Si tenemos un enfoque real hacia el cliente, haremos lo posible por incluir en nuestro negocio todo lo que a él le gusta, y no lo que nos gusta a nosotros o lo que nos parece más cómodo. Y la manera mas fiable de conocer lo que el cliente quiere es preguntarle directamente. Pregúntale mediante encuestas!

Si te ha gustado el artículo, compártelo en tus redes sociales. Y si se te ha quedado corto, estate atento que próximamente escribiré un post de cómo hacer encuestas divertidas y amenas. Para que también puedas enamorar a tus clientes con ellas.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Leave A Comment

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background