Blog

marketing para micro-pymes por @anacanogar

Loading
loading..
publicidad online

INVIERTE EN LA PUBLICIDAD QUE TE HACE GANAR. NO MALGASTES

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

publicidad online

¿300 euros en un community manager te parece mucho y 1000 € en radio no lo es.?

Todos los días me tropiezo con el mismo tema, las micropymes piensan que emplear 300 euros al mes en mantener su imagen en internet (redes sociales, webs y demás) es demasiado dinero. Sin embargo no tienen problema en pagar 1000 euros por una cuña de publicidad en radio, y que aparecerá, a lo sumo, 15 días.

¿Por qué está pasando esto en la muy pequeña empresa?

Pues pasa por muchas razones. Como siempre la primera es la falta de formación, pero aun teniéndola, las costumbres imperan y sobre todo asustan las cuotas mensuales. Sin embargo la razón de fondo va por otros derroteros.

Las micropymes estáis desperdiciando el potencial que tiene una buena gestión de internet. La realidad mas cruda es que la “cultura popular” de esto mi primo lo hace en 5 minutos, internet es gratis y si mi hijo de 6 años lo hace…, ha conseguido que se “marranee” en la red y que os olvidéis que existen profesionales, igual que tu en lo tuyo, expertos en focalizar la publicidad en los futuros clientes, en los que te interesa captar. Esos que pagan pronto y bien, repiten y encima hablan fenomenal de nosotros.

En definitiva, estáis desperdiciando los resultados de una estrategia y una puesta en práctica profesional.

Es cierto que la mayoría de empresarios-autonomos tienen que hacer de todo y no pueden usar su valioso tiempo en las redes sociales o en navegar por internet. Esto hace que desconozcan su alcance, su potencial y el tiempo que ocupa mantener la imagen con una cierta calidad. Y sobre-todo desconocen el mal que puede hacer transmitir una imagen mucho mas cutre que su propio trabajo.

El desconocimiento hace que las micropymes sientan como una locura el invertir en su imagen online.

Entonces, ¿por qué pagan tanto por la radio o los medios tradicionales? Pues simplemente porque eso si que lo valoran. Ni su hijo sabe hacer una cuña de radio o poner un anuncio en un periódico. Y además lo ven, lo tocan o lo escuchan. Pero no solo ellos, también sus vecinos o empleados. Aunque probablemente a su posible futuro cliente no le llegue.

En ningún momento se plantean que una inversión así en medios tradicionales les haya traído menos clientes que su presencia en internet. ¡Si todo el mundo se ha enterado! Sí, cierto en parte. Todo SU mundo se ha enterado, pero no el cliente potencial, ese que todavía no es cliente, pero que lo sería si supiera de tu existencia. Ese posible cliente que no es de tu entorno, donde sí que escuchan esa emisora de radio donde pusiste tu publicidad. Ese posible cliente que antes de nada busca por internet. Ese posible cliente que no conoces y precisamente por ello, es a quien querrías llegar con la publicidad.

mejora tu imagen online con un diagnóstico

Parece mentira que a día de hoy todavía tengamos dudas sobre si el trabajo en la red vale dinero o no. Si encargarse de una página en facebook es trabajo o no. El problema es de percepción. En cuanto que vemos las redes sociales como ocio, pensamos que su gestión (aunque sea de nuestro negocio) también los es. Ahí es cuando metemos la pata.

Por último te dejo una reflexión:

No llamas al pintor o al rotulista cuando ves que tu fachada o escaparate no esta bonito? Por que no lo haces con tu imagen de internet?

Si quieres conocer si lo haces bien o mal, consulta un profesional del marketing, las redes sociales e internet en general. Te podrá hacer un diagnostico con lo que puedes mejorar, igual te cuesta algo de dinero, pero… seguro que lo recuperas cuando empieces a corregir.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

MEJOR WORDPRESS QUE UNA WEB A MEDIDA

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Muchas son las ocasiones en las que me encuentro hablando con clientes y con los que no lo son sobre páginas web. Que si sirven o no sirven, que si son caras o no,  que para añadir algo tardan un montón, que si se quedan anticuadas y actualizarlas cuesta un dineral, y un largo etc… luego me comentan que quieren hacer una página web de su negocio y la pregunta final… ¿conoces algún informático? Y este es el gran error: pensar que una web es un tema de informáticos es cosa del pasado. Las web son tema de marketing y ya no hace falta ser informático para hacer una web totalmente profesional.

Mi recomendación es siempre que utilicen wordpress en lugar de la tradicional programación a medida. WordPress es una plataforma de gestión de contenido que te permite crear páginas webs. Lo bueno que tiene es que es fácil e intuitivo y para empezar no necesitas saber ni pizca de programación, y eso lo facilita todo.

Lo mejor de todo es la libertad que tendrás frente al programador. A diferencia de una web hecha a medida, una web en wordpress puede ser retomada por otra persona sin que se vea afectada. Se trata de una plataforma tan extendida que hay muchos profesionales que la dominan e incluso tú podrías aprender. Esto te permite cambiar de webmaster (encargado de mantener la web) sin que nadie lo note, o encargarte tú mismo si los recursos caen.

La segunda razón para utilizar wordpress es lo fácil que google puede leer tus paginas e indexarlas. Haciendo que aparezcas en el buscador. Aunque estoy simplificando mucho, la realidad es que wordpress es tan utilizado y lo desarrollan tan rápido, que ya está perfectamente preparado para que el robot de google pueda leer toda la web y además lo entienda. Incluso existen herramientas o extensiones llamadas pluggings que te indican en que debes hacer hincapié para mejorar tu posición en google. Es decir te ayudan con tu trabajo SEO.

Otra razón es la compatibilidad con las redes sociales. Da igual quien sea el dueño o la forma de programar. Todas las herramientas de marketing online y todas las redes sociales quieren ser compatibles con wordpress y además te lo ponen fácil. Si, eso mismprogramación vs wordpresso, te lo ponen tan fácil que puedes instalar sus extensiones en tu web wordpress de una forma facilísima y rápida para que quien quiera pueda compartir tu contenido.

Las razones económicas siempre aparecen y también en este post. Al estar tan extendido el uso de wordpress, hay miles de desarrolladores que programan aplicaciones, plantillas y extensiones y las venden. Como venden mucho, los precios son bajos. Así nos encontramos que cualquier cosa que queramos hacer o incluir en nuestra web, existe una pequeña aplicación que podemos comprar por módicos precios (más o menos como un par de horas de coste de programación).

Y para terminar, debemos tener en cuenta lo más temido en tecnología: quedarnos obsoletos. Es fácil que te suceda en internet. Google cambia sus reglas cuando quiere. Se descubren tecnologías nuevas y tu web ya no se ve. Además debe adaptarse a móviles, a los relojes inteligentes y dentro de nada a las google glass. Vas a pagar a un informático para que haga los cambios? No, worpress lo hace sin coste. Solo tienes que actualizar la versión que utilizas.

¿Necesitas alguna razón más? Hay muchísimas mas, y aunque no te lo haya dicho, alguna en contra. Pero es indiscutiblemente la mejor herramienta para las pymes y autónomos en cuanto a calidad, precio y conocimientos. Ah! Si tienes presupuesto ilimitado y perdurable en el tiempo… no lo dudes, que un conjunto de expertos lo hagan todo a medida.

 

Y recuerda que tener una web por tenerla no tiene ningún sentido. La web debe estar integrada dentro de la estrategia de tu negocio y tener un objetivo concreto. Da igual que seas una gran empresa, un comercio o un autónomo. Lo más importante de todo es que te ayude con tu objetivo.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn
haz destacar tu mensaje

CONSIGUE QUE TU MENSAJE LLEGUE AL CLIENTE

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Has definido tu cliente ideal, sabes que quieres atraerle, has montado una campaña de comunicación con diferentes acciones y mensajes, pero tus futuros clientes no se acaban de enterar que estas ahí. ¿Qué ha pasado? Posiblemente el problema no esté en las acciones que has llevado a cabo, ni en el público objetivo, el problema puede estar en la comunicación.

Si, todos sabemos que cuando tienes un negocio, sobretodo un comercio, tienes artículos de muchas clases u ofreces muchos servicios. Piensas que todos son buenos y no paras de innovar. Informas de todo y eres constante en tu comunicación. Sin embargo, cuando quieres captar clientes nuevos parece que no lo consigues.

¿Puede ser porque estés dando un exceso de posibilidades y de información? ¿ o porque no comuniques de la forma adecuada?

Las personas (y tus futuros clientes lo son), tendemos a perder el interés cuando nos hablan de muchas cosas al mismo tiempo. Para que se nos quede en el recuerdo, asociamos alguna cualidad  o característica a quien nos lo comunica. A no ser que nos lo propongamos explícitamente, no somos capaces de recordar todo lo que vemos y oímos. Es por eso, que para conseguir que tu futuro cliente se acuerde de ti, debes tener claro lo que quieres que recuerde. Entonces… dile solo eso: no atiborres con ideas, elije solo una y haz que llegue a quien tú quieras.

Con esto ya estamos empezando a resolver el problema:

En la comunicación, no atiborres con muchas ideas, si no se distinguen unas de otras, no nos quedamos con ninguna.

La segunda parte es utilizar el tono, el medio y el estilo adecuado. Es decir, debemos hablar el mismo idioma que nuestro cliente. La mayoría de mensajes se lanzan al aire y nadie los escucha. Estamos sobrecargados de información y de estímulos. Nuestro cerebro ha aprendido a seleccionar y a no hacer caso a la gran mayoría. Por eso, si no se lo ponemos fácil y cómodo, el cerebro de tu cliente lo descartará de una forma inconsciente.

Comunicate con tu cliente en su mismo idioma

Tienes que comunicar en el mismo lenguaje que utiliza tu cliente. Si lee mucho, pues con palabras. Si no le gusta leer, pues con imágenes. Y si lo que le gustan son los videos, entonces con imágenes animadas. El punto clave, es que se pare a recibir la información que le das, así tienes más posibilidades de que te recuerde cuando le haga falta.

Si no tienes en cuenta como se comunica tu cliente objetivo seguramente será como meter un mensaje en una botella y tirarlo al mar. Si utilizas los mismos medios que tu cliente, por lo menos el mensaje le llegará.

Si te ha gustado el artículo, compártelo en tus redes. Me ayudarás a que más gente me conozca.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn
mejor que la competencia... es posible

COMO SUPERAR A LA COMPETENCIA: FASE 2

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Si te digo que la forma de superar a la competencia pasa por el neuromarketing seguro que no quieres seguir leyendo, pero si te digo que consiste en hacer sentir bien a tus clientes, piensas que quizás eso si lo sabes hacer. Vamos a continuar donde lo dejamos con el artículo de la fase 1.

Tienes un negocio y estas ya en el mercado. Suponemos estás en la línea de flotación. Has conseguido hacerte tu hueco, te mantienes al mismo nivel que tus competidores pero no te puedes permitir salir de la norma. Vendes al mismo precio y más o menos ofreces lo mismo.

Sabes lo que fabricas o comercializas, pero eso lo hacen todos. No se te ocurre que hacer para desmarcarte de la competencia, para superar a la competencia. ¿Y sabes cuál es la clave?

 

averigua lo que vendes

 

Sí, has leído bien.

Los clientes, las personas, nosotros mismos no somos objetivos valorando las cosas. En toda elección entra un componente subjetivo, emocional, muchas veces inconsciente, que determina dónde y qué compramos. Si desde nuestro negocio alcanzamos esa parte emocional, atraeremos más clientes que estarán dispuestos a pagar un poco más, y la única razón es porque se sienten mejor.

¿Y cómo consigo alcanzar esa parte emocional? Está claro que  trabajándolo. Igual que trabajas, por ejemplo, para no quedarte sin existencias, también tienes que trabajar la parte subjetiva. Aquí es donde aparece el neuromarketing. Y no consiste en manipular a la gente, sino en conocer que es lo que les motiva y demostrarles que tú se lo ofreces.

Vamos paso a paso:

  • Conoce a tu cliente ideal y averigua que es lo que le motiva.

motivacion del cliente

 

Ya sé que tienes muchos tipos de clientes, pero como ya he comentado en un post anterior , no puedes llegar a todos, elige uno y céntrate en este tipo. Si se te cae alguno será de los malos. Lo que interesa es tener clientes buenos. Conócelos y averigua que tienen en común para que les motive lo mismo.

 

 

  • Esa motivación del cliente, ese concepto, intégralo en tu hacer diario.

la motivación del cliente es el concepto que tu vendes

Ya sabes que emoción transmitir? Haz que todo tu negocio gire en torno a ella: Diversión, elegancia, practicidad, seguridad, modernidad, conocimiento,…

Existen mil emociones que nos mueven y que determinan nuestras elecciones, solo tenemos que elegir una y ser coherentes con ella para que nuestro cliente se identifique con nuestra oferta.

 

 

  • Organiza el ambiente, entorno y el hacer de tus empleados (si los tienes) para que estén en la misma onda.

organizar el negocio en torno al concepto que vendes

No puedes ofrecer elegancia y tener empleados desaliñados o creatividad y tener un local de lo más soso. Todos los elementos de tu negocio, ya sean materiales o no, tienen que transmitir ese concepto que has elegido. Ese concepto que motiva al cliente no debe decaer en ningún momento.

 

 

 

  • Planifica acciones periódicas que refuercen ese concepto.

planifica acciones de refuerzo

Tu negocio debe sentirse vivo. Tus clientes deben percibir ese concepto y para ello tienes que transmitirlo. Y como no quieres aburrirles, tienes que mostrarles novedades. Esto es doblemente beneficioso. Por un lado animaras a que tus clientes vuelvan y por otro lado conseguirás que hablen y se lo cuenten a sus amigos, que quizás vengan y se conviertan en clientes.

 

 

Con estos cuatro pasos ya sabes por dónde empezar para diferenciarte y ponerte por encima de la competencia. Es un tema complicado y lleva su tiempo, pero te aseguro que funciona siempre y cuando lo hagas de una forma constante y planificada. Recuerda que acciones sueltas llevan a resultados sueltos y lo que tú quieres es estar siempre por encima de la competencia.

 

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

CONTRA LA GUERRA DE PRECIOS; MARKETING DE RELACIONES

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Si le hablas de marketing relacional a alguien que tiene un comercio local con más de 20 años probablemente te mirará y dirá: ¡pues claro!, pero si lo hablas con alguien que lleva poco tiempo, te dirá que todo es cuestión de precios. Pero no es así.

Los comercios que sobreviven es por algo, y ese algo son las relaciones que tenían, tienen y mantienen con sus clientes. No te engañes. No todo el mundo compara los precios cada vez que compra. Sin duda han sido esas relaciones con los clientes las que les han permitido no entrar en esa guerra de precios tan temida por todos.

Cuando te hablo de relaciones no te estoy diciendo que os tenéis que hacer amigos, sino que tengáis una relación en el ámbito del comercio. En beneficio mutuo. Puedes llamarles relaciones de conveniencia fiel o relaciones de fidelización de clientes. Es decir, conseguir que el cliente confíe en ti y acuda a tu establecimiento para que le des lo que está buscando. Repito, lo que él está buscando. No lo que a ti te viene bien, sino lo que él quiere. Esto requiere un esfuerzo adicional y un planteamiento distinto del que normalmente te haces cuando te imaginas tu negocio.

Pero, ¿por qué vale la pena realizar este esfuerzo en marketing de relaciones? Interesarse por él, cuidarlo, escucharle, proporcionarle lo que está buscando, buscar lo que a él le interesa, amoldarte a sus horarios y necesidades…  son muchas cosas a tener en cuenta para una venta que en muchos casos es inferior a 10 euros. Y sin embargo, es rentable. Es muy sencillo verlo si calculamos la rentabilidad del cliente. De una manera muy simplificada podemos verlo así:

rentabilidad de la transacción vs valor integral del cliente

 

La rentabilidad sin tener en cuenta el marketing de relaciones es la rentabilidad de la transacción. Es una visión a corto plazo que valora cada acto concreto. Sin embargo, si tenemos en cuenta el poder de las relaciones, podemos dar valor a cada cliente teniendo en cuenta sus compras repetidas. Se trata de una visión a medio-largo plazo.

Evidentemente al sumarle las ventas futuras y las ventas de personas a las que ha recomendado nuestro negocio, la rentabilidad es mayor.

El valor integral del cliente es lo que dejarías de ganar si perdieses el cliente y no volviera.

Ya se lo que estas pensando ahora, pero ¿cómo valoro las ventas futuras y las ventas a recomendados?

Si tienes una tienda online y no lo haces todavía. Comentaselo a la persona que te gestione las analíticas de la web. Seguro que te puede dar esa información. Y si te lo gestionas tu mismo y no sabes cómo hacerlo puedes seguir los pasos que describo a continuación para un negocio tradicional.

Para los que tienen un comercio o negocio offline, de los de toda la vida, de los que no venden por internet, el trabajo es más laborioso. Pero es muy interesante hacerlo. Para ello podemos seguir los siguientes pasos:

  • Vamos a elegir a tres modelos de cliente de todos los que tienes: el cliente ideal, el cliente medio y el cliente casual. En un artículo pasado describí una forma sencilla de hacerlo.
  • De cada uno de los tipos de clientes, multiplica el número de veces al año que compra, por el beneficio medio que te genera cada venta.
  • Cada cliente ideal multiplícalo por 3 y posteriormente por el beneficio que has calculado en el punto 2. En este punto estamos incluyendo los nuevos clientes que vienen por recomendación de un cliente ideal. (se dice que cada cliente satisfecho genera otros 7 clientes, de los cuales solo 3 se convierten en clientes ideales)

La suma del punto dos y del punto 3 muestra el valor del cliente.

En este momento estarás alucinando con la cifra que sale. Cierto, parece demasiado alta, pero no lo es si tenemos en cuenta el valor del cliente y no solo de la venta. Imagínate si ninguno de tus clientes repitiera la compra en tu establecimiento… ¿qué sucedería?…mejor no pensarlo ¿verdad? Por eso el valor integral del cliente es muy superior al valor de la transacción y por eso debemos saber valorarlos y crear esas relaciones que nos harán vivir en el tiempo.

Ah! Pero esfuérzate con los buenos. He ahí la importancia de clasificarlos y saber dónde dirigir nuestros esfuerzos.

Si te ha gustado el post no te olvides de compartirlo en tus redes sociales.

Y si quieres leer mas…

como diferenciar los clientes

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn
Que hacer con la competencia

CÓMO SUPERAR A LA COMPETENCIA: FASE 1

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

La competencia puede presentar un peligro para nuestro negocio, sin embargo podemos utilizarla para crecer y convertirnos en líder de nuestro sector. En muchas ocasiones oigo el comentario “si es que de eso ya hay y además súper barato”. Cierto, hay de todo. Si no fuera así, no podríamos elegir ni tener cosas diferentes. La competencia existe pero bien llevada nos puede hacer mejorar y crecer.

La competencia nos puede inspirar, hacer que mejoremos, obligarnos a investigar, a mantenernos actualizados y sobre todo a reforzar nuestras virtudes, pero también puede dejarnos sin márgenes de beneficio o lo que es peor; sin clientes. Hay que tomar en serio a la competencia pero, como siempre, sin ponernos nerviosos, analizando, planificando y actuando en consecuencia.

Eres líder o seguidor

Tu objetivo; ser líder

Ante la competencia podemos actuar de dos formas, como seguidores o como líderes. La segunda nos hará tener una actitud más activa, y nos requerirá más esfuerzo y dinamismo, sin embargo podremos marcar más los precios y probablemente seamos más rentables. Si somos seguidores, seremos de los que adaptan las ideas de los líderes a su propio negocio. Al ir un paso por detrás, su forma de competir normalmente será en precio y por tanto los márgenes serán menores.  (todo esto suponiendo que no tenemos ventajas en costes de producción o una capacidad de negociación superior).

Por ello, el objetivo de cualquier negocio que quiera crecer y progresar debe ser convertirse en líder, utilizar las herramientas que nos ofrece el marketing para ser los primeros en nuestro sector, o en nuestro entorno si se trata de un negocio local. No se trata de ser Zara, sino de ser el líder en el espacio que te hayas marcado. ¿Y cómo podemos conseguirlo? Amén de otras técnicas yo hoy te propongo una que requiere conocerse mucho a uno mismo y conocer mucho al cliente objetivo. Y se consigue en dos fases:

Primero: alcanzar el nivel de flotación de tu mercado

Segundo: una vez que sabes que productos tienes y donde los comercializas, ahora define que vendes

Linea de flotacion

¿Qué es la línea de flotación?

Cuando hablamos de nivel de flotación, me refiero a ese punto en el que sobreviven muchos negocios, que se encuentran en la media, que hacen más o menos lo mismo que los demás, con un saber hacer suficiente para que no les dejen de comprar y con unos precios suficientemente bajos para que no se vayan a la competencia. No ganan mucho dinero, pero se mantienen.

A continuación te detallo los 5 puntos básicos para alcanzar ese nivel de flotación en el mercado:

  • Analiza que es lo que realmente haces bien y que te diferencia de los demás
  • Observa tu competencia e iguala en calidad o buen hacer lo que te sea posible.
  • Estate siempre a la última en las tendencias de tu sector y si puedes, innova.
  • Utiliza las tecnologías para llegar a los clientes menos habituales pero que están dentro de tu cliente objetivo.
  • Observa los productos sustitutivos y prevee los cambios que pueden ir generando en tu negocio

Ahora que ya tienes a punto tu negocio, estás en la línea de flotación, es decir, con la media de negocios de tu sector. Ya tenemos experiencia, conocemos nuestros clientes y mientras nos mantenemos podemos pasar a la siguiente fase. Se trata de la fase más complicada, conseguir lo que no te va a poder copiar la competencia y va hacer que los consumidores te elijan a ti. Vende un concepto.

sabes que fabricas, averigua que vendes

Pero esta fase lo dejamos para la semana que viene con el siguiente artículo.

Si te ha gustado, acuérdate de compartirlo en tus redes sociales, es una pequeña acción que a mí me ayudará mucho.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn
Consejos de uso de las redes sociales

LAS REDES SOCIALES FUNCIONAN…SIGUE ESTOS 5 CONSEJOS

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Esta es la pregunta que se estará haciendo mucha gente que tiene un pequeño negocio, que ha empezado a publicar sus noticias en alguna red social y después de un tiempo, ve que no sirve para nada. Y tiene razón.

consejo 1 para aprovechar las redes sociales

 

Las redes sociales son un lugar de ocio y si quieres atraer clientes, tienes que hacerlo con ocio. Es así de simple.

Si tienes una carnicería y publicas en tu facebook una bandeja con las salchichas que acabas de hacer, no estás generando ocio. Si haces una foto sugerente de esas mismas salchichas en una barbacoa con amigos, ya estás en la onda del ocio y si además la acompañas con alguna frase provocadora, consigues que te presten atención.

consejo 2 de redes sociales

 

 

Las redes sociales son un canal de comunicación y debes de aplicarle la misma profesionalidad que al resto de tu negocio. Igual que buscaste alguien que pudiera hacerte un rotulo para tu local, debes hacer con las redes sociales. Si no sabes hacer buenas fotos, busca un fotógrafo o compralas de un banco de imágenes. Si no sabes escribir bien, busca a alguien que lo haga por ti. Si no se te ocurren ideas que hagan que la gente disfrute con tus publicaciones… busca ayuda de algún profesional en creación de contenidos. Pero siempre, siempre, tu red social debe mostrar la misma profesionalidad que muestras en tu negocio. No des lugar a que pensemos que si eres capaz de enseñar una chapuza de foto con tus salchichas… qué no harás cuando no te veamos…

consejo 3 de uso de redes sociales

Las redes sociales están para quien las lee, no para quien publica. Si eres una empresa, no lo olvides nunca. Parece obvio, pero no lo es. Si somos un negocio y vamos a publicar algo, tenemos que publicar lo que nuestro futuro cliente quiere ver. Siguiendo con el ejemplo de las salchichas. Si el que quieres que sea tu cliente es un ama de casa con hijos que cocina a diario, tendrás que poner fotos o videos de algún plato, recetas, trucos,… es decir cosas útiles para ella. Si por el contrario tu público objetivo son los jóvenes que van a hacer barbacoas en la playa, deberás poner imágenes con más carga emocional, dinámicas y de disfrute. Si nos dirigimos a restaurantes, pondremos contenidos que le muestren como mejora el rendimiento de las salchichas,… siempre enfocados a un determinado tipo de cliente.

consejo 4 de utilización de redes sociales

 

 

Las redes sociales son para eso, para ser social. No te conviertas en un monologuista, aprovecha las características que las diferencian de la tele, la radio y la prensa. Provoca interacciones, comentarios, conversaciones,… utilízalas para que tus clientes o posibles clientes te digan lo que les gusta, lo que quieren, lo que esperan que tú hagas. Observa sus reacciones con atención y dale lo que les gusta. Crea una relación con ellos. Refuerza ese vínculo que has creado en tu establecimiento. Utiliza las redes sociales para que sea fácil encontrarte y contactarte.

consejo 5 de usos de redes sociales

Las redes sociales son muchas, selecciona la que más utilice tu cliente y hazte eco en ella. A no ser que tengas un gran presupuesto, lo normal es que no tengas recursos ni tiempo para estar en todas. Cada una de ellas tiene unas características diferentes. No todas sirven para todo ni todos los tipos de clientes están en todas. Así que no pierdas el tiempo. Selecciona la que te interese y actúa sólo en ella.

disfrutar en redes sociales

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn
que tipo de cliente buscas

PASOS PARA SELECCIONAR EL TIPO DE CLIENTE AL QUE DIRIGIR MIS ESFUERZOS

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Llevo muchos días hablando de conocer al cliente y de que él debe ser el centro de todas nuestras acciones. No paro de repetir que si queremos enamorale, debemos de conocerle mejor que nadie y enfocar nuestras acciones hacia el, haciendo únicamente lo que le gusta y lo que nos va a aportar una rentabilidad. Pero,¿qué pasa cuando tienes clientes de muchos tipos y lo que quieren unos no es lo mismo que lo qué quieren los otros?

TIPOS DE CLIENTES

Existen numerosos tipos de clientes, igual que tenemos diferentes tipos de amigos. La clave está en ofrecerle a cada uno lo que quiere. Os voy a poner un ejemplo; todos tenemos amigos con los que nos pegamos las fiestas locas y que nunca se vendrían de escapada con niños y sin embargo ambos son amigos. También tenemos los amigos con los que nos tomamos un café y nos contamos nuestras vidas y amigos con los que compartimos una afición pero no mucho más. A cada amigo le proponemos planes que sabes que les puede apetecer. Lo mismo debemos hacer con nuestros clientes.

¿Dónde viene el problema? Cuando nuestro presupuesto, recursos y tiempo nos obliga a elegir. Es decir, no podemos llegar a todos. Más vale elegir el tipo de cliente más rentable para tu negocio y poner en práctica las acciones que sabes que van a tener efecto. Conforme vayamos teniendo resultados con el primer tipo de clientes, haremos lo mismo con el segundo.

A la hora de seleccionar el tipo de clientes debemos hacerlo objetivamente. Las sensaciones están bien, pero en muchas ocasiones no son realistas y debemos de evitar esto. Basémonos en datos.

Para seleccionar el grupo de clientes que quieres incrementar, puedes seguir los siguientes pasos:

  • Divide tus clientes por grupos grandes. Básicos. Al estilo minoristas, mayoristas, profesionales, particulares,….
  • Valóralos en cuanto a rentabilidad por grupo y en proporción a tu negocio global. En esta valoración no olvides incluir una penalización por el retraso en el pago o por el riesgo de cobro de algunos de ellos.
  • Selecciona el grupo más rentable y valora (lo mas objetivamente posible) la capacidad de crecimiento:
    1. Con los recursos que tienes disponibles (personal, dinero, maquinas,…)
    2. Con el mercado. Es decir con la cantidad de posibles clientes que existen.
    3. Con la competencia. Teniendo en cuenta que reaccionará a tus acciones.
  • Selecciona el que mejor puntuación ha obtenido.

Los datos que obtengamos de este análisis tendrán una parte subjetiva, pero por lo menos habremos pensado sobre ello y los habremos valorado.

tipo de cliente objetivo

Una vez que ya sabes a que grupo de clientes te quieres orientar, ya puedes tener más o menos claro los lugares y canales por donde se mueve y puedes empezar con lo básico e imprescindible. Se trata de acciones básicas que sí o sí vas a tener que hacer, si no lo estás haciendo ya: Contactos de conocidos  cara a cara, a moverte en grupos de interés de internet, definir perfiles en las redes sociales que le interesen, crear tu imagen en internet, tarjetas, etc.

Al mismo tiempo que vas haciendo estos básicos, deberías que empezar a definir una estrategia a medio plazo con acciones a corto plazo. Es decir, marcarte un objetivo y hacer un plan de acciones que te lleven hacia él. Pero sobre esto ya escribiré más adelante. Por el momento ahí ya tienes por dónde empezar.

Recuerda en compartir si te ha gustado el artículo. Y si quieres empezar en tu empresa y no sabes como pregúntame. Estaré encantada de ayudarte.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Encuestas para pequeños negocios: cómo hacerlas

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Los que me conocéis y leéis mis post ya sabéis de mi devoción hacia las encuestas. Las nombro constantemente y las recomiendo muy a menudo para los pequeños negocios. La razón no es otra que conocer al centro de todo negocio: el cliente.

Las encuestas nos permiten conocer los gustos de los clientes, su opinión respecto a algún cambio o mejora que queramos hacer, la efectividad de una acción en concreto, los cambios de tendencia, formas de consumir, nuevas herramientas,…. También hacemos ver que nos importa la opinión de nuestros clientes, que los tenemos en cuenta, e incluso ellos nos pueden dar ideas para mejorar nuestro negocio. Sin embargo, una encuesta mal confeccionada o planteada en el momento inadecuado puede alejarnos de ese cliente al que pretendíamos acercarnos.

observa-encuesta-actua

Si es que… elaborar una encuesta que nos sirva para algo, no es tarea fácil. Debemos de tener en cuenta, no solo nuestros objetivos y los aspectos técnicos de redacción de preguntas o de recopilación de datos, sino también los aspectos psicológicos de los clientes, las posibles reacciones ante la encuesta y sobre todo el momento de hacerla. Si los clientes se sienten incomodados por las preguntas o agobiados por el momento, ni contestaran sinceramente ni entrarán en esa sensación de atención que queremos generar. Es más, crearemos un sentimiento negativo hacia nuestro negocio.

Vamos a ver paso a paso el proceso de creación de una encuesta y obtención de los resultados.

  • Planteamiento de nuestro objetivo. Es decir, debemos saber qué es lo que queremos conseguir con la encuesta. Para que sea efectiva y no sea un tostón, deben de ser cortitas y de rápida respuesta por lo que nuestro objetivo debe ser muy concreto. No intentemos saber mucho con poco. Conociendo una opinión de manera fiable, ya nos podemos dar por satisfechos.
  • Elaboración de la encuesta. Debemos redactar 3 o 4 cuestiones con respuestas sencillas y puntuables. Deben ser preguntas claras, que no den lugar a confusión y que contribuyan al objetivo marcado. También dejaremos una pregunta con respuesta abierta para que el cliente pueda expresarse libremente. Las repuestas obtenidas las utilizaremos, o no, según tengan relación con el objetivo.
  • Cántidad de encuestados. Esto dependerá del establecimiento o negocio. Debemos marcarnos un tiempo límite e intentar hacerla por lo menos a la mitad de nuestros clientes más habituales y si no los tenemos aun, de los que nos gustaría que fueran nuestros clientes.
  • Momento en que realizamos la encuesta. Este es un punto que no debemos pasar por alto. Si se trata de una encuesta para comprobar si un aspecto técnico está funcionando bien (imagínate si quieres saber si el método de pago es el que gusta a tus clientes) debes hacer la encuesta inmediatamente después de haberlo utilizado (inmediatamente después de pagar), si es una encuesta general, puede ser mejor preguntarle cuando no esté en el proceso de compra. Cada encuesta, negocio y objetivo son diferentes, así que no hay una regla concreta.
  • Tratamiento de los datos. Las respuestas debemos introducirlos en una base de datos que podamos gestionar y obtener conclusiones. Doy por hecho que no tenemos herramientas informáticas especializadas en esto, así que seremos nosotros mismos los que tendremos que hacernos nuestra propia tabla de datos y las formulas para obtener los resultados. Con el Excel es suficiente para poder tener los datos ordenados y poderlos combinar entre ellos y con los de otras encuestas.

Las encuestas son una herramienta muy valiosa que podemos utilizar cada vez que queramos implantar algún cambio o mejorar algo en nuestro negocio. Además, si las hacemos nosotros mismos, es una herramienta asequible. Nos quitará tiempo, eso sí. Pero también nos hará ahorrarnos la prueba-error de hacer las cosas como creemos que les gusta y no como sabemos que les gusta.

Si tenemos un enfoque real hacia el cliente, haremos lo posible por incluir en nuestro negocio todo lo que a él le gusta, y no lo que nos gusta a nosotros o lo que nos parece más cómodo. Y la manera mas fiable de conocer lo que el cliente quiere es preguntarle directamente. Pregúntale mediante encuestas!

Si te ha gustado el artículo, compártelo en tus redes sociales. Y si se te ha quedado corto, estate atento que próximamente escribiré un post de cómo hacer encuestas divertidas y amenas. Para que también puedas enamorar a tus clientes con ellas.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn
que recuerda tu cliente de ti

EL VIAJE DEL CLIENTE

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn

Es muy común que nos esforcemos en conocer las características del producto, las especificaciones técnicas y lo bonito que es. Lo mismo hacemos con nuestro servicio, que sea eficiente, que sea diferenciado, mas económico, … sin embargo nos olvidamos del cliente: nos olvidamos de lo que piensa, lo que siente cuando decide venir a nuestro establecimiento, la impresión que tiene cuando llega, el trato que recibe, la despedida que se lleva,… Pero, ¿Que recuerda realmente el cliente de tí?

Que ofrezcas un buen producto a un buen precio, ya se da por hecho. El buen recuerdo, la buena experiencia se debe siempre por otra cosa.

La experiencia del consumidor

Procura imaginarte el recorrido que hace el cliente desde que decide comprar el producto o servicio que tú ofreces hasta que lo utiliza después de adquirirlo.  Imagínatelo como si fuera un viaje, paso a paso, escala a escala y piensa por qué continúa con tu circuito y no se va al del vecino.

¿Te has planteado alguna vez así la venta, como un proceso, como un viaje? La mayoría de las veces pensamos del siguiente modo: “coloco este producto aquí para que (yo) se lo pueda enseñar mejor al cliente”, cuando realmente deberíamos pensar desde el punto de vista del cliente, y nosotros amoldarnos a el: “coloco el producto aquí porque conforme el cliente lo vea, se imaginará con él en su casa y… lo comprará”

El viaje del cliente

A menos que nuestro negocio se apoye únicamente en la compra espontánea, el “Viaje del cliente” empieza antes de tomar contacto contigo, con tu negocio. Empieza en el mismo momento en que piensa que puede necesitar lo que tú le ofreces. A partir de ese mismo momento tienes que estar presente. El cliente tiene que saber que tu negocio existe y entonces pueda acercarse, cuando esté cerca, tiene que notar algo diferente para que decida entrar, y una vez dentro, a partir de ahí, en cada “escala del viaje” tiene que vivir esa diferencia. Pero no solo hasta que haya formalizado la compra, la diferencia debe ir convirtiéndose en una buena experiencia hasta que haya comprado y empiece a consumir el producto o servicio. De este modo habremos logrado un buen recuerdo, una sensación de satisfacción y de disfrute que hará que nuestro cliente se convierta en un “mini-comercial” que hablará bien de nosotros y nos traerá más clientes.

Sin embargo la historia no se acaba ahí, la historia debe continuar después de la venta, debe convertirse en una relación. Una relación que haga que el cliente quiera volver a vivir la experiencia y repita el “viaje”. Porque no solo quieres venderle una vez, quieres venderle muchas veces. Pero esto ya lo contaré otro día en otro artículo…  para que no te lo pierdas, revisa el blog todos los jueves por la tarde.

Si quieres que te ayude a crear este “viaje del cliente” no dudes en ponerte en contacto conmigo. Juntos haremos que comprarte, sea un placer.

Comparte!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on LinkedIn
Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background